^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

¡ATENCIÓN!
Si lees algo y lo vas a leer hasta el final y/o si te sirvió de algo una vez leído lo que escribí, o transcribí, o traduje (para bien o para mal)
sería muy bueno si dejaras tu huella entre los comentarios... aun que sea nada más que tu nombre, tu país de origen y/o posiblemente una página que tengas (ya sea blog, flickr, fotolog etc..). Todo lo de más (como opiniones, especificación de "para que me sirvió esto" y de más detalles que creas relevantes) será bienvenido, pero con lo antedicho yo ya me conformo. Muchas Gracias! (:
_________________________

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

martes, 3 de abril de 2012

Vencidos






Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar.

Y ahora ociosa y abollada va en el rucio la armadura,
y va ocioso el caballero, sin peto y sin espaldar,
va cargado de amargura,
que allá encontró sepultura
su amoroso batallar.
Va cargado de amargura,
que allá «quedó su ventura»
en la playa de Barcino, frente al mar.

Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar.
Va cargado de amargura,
va, vencido, el caballero de retorno a su lugar.

¡Cuántas veces, Don Quijote, por esa misma llanura,
en horas de desaliento así te miro pasar!
¡Y cuántas veces te grito: Hazme un sitio en tu montura
y llévame a tu lugar;
hazme un sitio en tu montura,
caballero derrotado, hazme un sitio en tu montura
que yo también voy cargado
de amargura
y no puedo batallar!

Ponme a la grupa contigo,
caballero del honor,
ponme a la grupa contigo,
y llévame a ser contigo
pastor.

Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar...


León Felipe

lunes, 16 de mayo de 2011

El paraíso de las medias

"Dónde irán a parar esas medias que perdieron a sus compañeras... ¿dónde irán esas afortunadas, las perdidas con las desapareadas?
Las de a rayas mezcladas con las de lunares, a donde van eso nadie lo sabe.
¿Dónde va la que queda extraviada al amanecer de una pensión olvidada?
la que ha quedado en la cama enredada, la que econtró la cajonera cerrada... quien, a ciegas, en el cesto de la ropa sucia se tira; ¿dónde va quién extravió la vía?
!En el paraíso de las medias! ahí se reencuentran todas unidas, en el paraíso de las medias.
Quien jamás encontró un compañero, fabricado solamente en un sueño, el que se dejó caer hasta el fondo y el que nunca encontró su retorno. El que siguió por porfiado un remiendo y el que se dejó descubrir incumpliendo... el que se exedió con el vanish o la cloritina, quien se deshizo en la lavandina: En el paraíso de las medias.
En el paraíso de las medias ahí no hay pena si no estas junto a mi
¿dónde habrá ido a parar tu cariño cuando se perdió lejos del mío?
donde habrá ido a parar eso nadie sabrá
pero seguro que se encuentra allí
En el paraíso de las medias, ahí se reencuentran cercanas y unidas,
en el paraíso de las medias, ahí no hay pena si no estas aquí.

ahí no hay pena si no estas junto a mi"


Vinicio Capossela

Il Paradiso dei Calzini



El paraíso




Libre interpretación y traducción por mi mismo... en un momento particular por el que estoy transcurriendo mis andanzas existenciales :/

.
.
.
.
.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Encuentro entre dos soñadores desconocidos



Después de mucho tiempo

Se habían encontrado

Danzaban al ritmo del afán sus apuros

En perfecta sincronía

Muriéndose de frío

Bajo el agua

Dos cuerpos desnudos

Pegados por la lluvia

Que ahora se hacían uno

Se reían del tiempo y de la muerte

Solitarios en aquel desierto

Temerarios en aquel destino

Rodeados de todas esas cosas fundamentales
que no le sirven a nadie

Podían ver con claridad

Qué inútil era todo

Qué importante era encontrarse

Se hacían paso entre la gente

Protegidos por el baile

En esa coreografía

Disiparon la neblina

Espalda contra espalda

Hombro con hombro

Mujer y hombre

Sobre una misma sombra

Podían verlo todo.


Pelo contra pelo

No llegaron a verse

No pudieron encontrarse

Les faltó reconocerse


Vaya uno a saber por qué

El ritmo fue aumentando

La velocidad los fue apurando

Se fueron separando


Se alejaron poco a poco

sin haberse divisado

Cada uno por su lado

Cada uno con su danza

Dos rumbos paralelos

En sentidos contrapuestos

Sin remedio, a la deriva

Se perdieron en la nada

Sin cruzar ni una mirada

Entre todo ese barullo

En la inmensa multitud

Otra vez

Faltó el tiempo

Para esa media vuelta

Otra vez

Hallaron el fragmento

Mas no encontraron el momento

Ya los verás:

volviendo a la reciproca ansiedad

de buscar su otra mitad

Allá, por la eternidad



Leo


miércoles, 21 de julio de 2010

Yo, Mi Mismo y el AFIP

Todo empezó una plácida tarde de principios de verano cuando al terminar un servicio fotográfico, un “cliente” me pregunta: “¿Haces factura?”.
“¿Acaso me vio cara de panadero?” me pregunté para mis adentros en un primer momento, antes de comprender un momento después a qué apuntaba su pregunta.
Tal era mi desconocimiento sobre el asunto que no solo dije que No si no que di a conocer mi ignorancia absoluta con un: “¿Cómo se hace eso?”.
“Tenés que tener un talonario con recibos de pago”.
“Mirá que interesante”.
“Bueno, por ahora hacemos sin, pero tratá de conseguir para los próximos laburos”

Pasé los días siguientes en averiguar como obtener uno de esos maravilloso talonarios (que entre otras cosas me iban a otorgar la sensación de ser un profesional) y luego de consultarme con quién se me cruzara por el camino llegué a la verdad:
Para poder tener mi propio talonario tenía que ser MONOTRIBUTISTA!
En pocas palabras: Pagar impuestos!
Y en más palabras: darle al estado parte de mis ganancias para que con ellas pueda sustentar (entre otras cosas) los financiamientos a los medios de trasporte, a la electricidad y, aún más importante, a la ciencia, a la universidad y la educación pública en general.
No entraré en el mérito de cómo se distribuyen las ganancias derivadas de impuestos (asunto sobre el que he reflexionado estos días) solamente diré que, dentro de todo, me entusiasmaba un poco la idea de poder contribuir, con mi pequeño aporte, al progreso de la nación y sobretodo al pago de mi educación la cual me está saliendo gratis.
Ya no era solamente tener un talonario con recibos.

Pero ¿qué es el monotributo?
Bueno, luego de investigar, me entero que el monotributo es un dinero que uno le paga a la agencia impositiva. No es un impuesto que va en función del porcentaje que ganes, si no más bien, una cuota fija que pagas todos los meses aunque no hayas ganado nada de nada.


En el imaginario de cualquier mente ingenua uno supone que entre las pocas cosas que generalmente uno nunca rechaza, se encuentra el dinero. Sucio, frío, infecto y envenenado; sin embargo frente a unos billetes (y sin razones éticas para rechazarlos) uno nunca se resiste demasiado.
Con la misma lógica inmaculada supuse que el primer interesado en recibir mi dinero (el mismísimo estado) no se iba a oponer a que yo le pague. Con lo cual pasé el verano de viaje con la ilusión de que a mi regreso, en cuanto dispusiera de una mañana, iba a poder ir a firmar 4 papeles que me habilitarían a depositar plata en alguna cuenta estatal.

Ni bien tuve una mañana libre de hecho, fui a averiguar qué hacía falta para empezar los trámites:

.DNI
.Alguna cuenta de algún servicio que esté contratado a mi nombre
.Constancia de domicilio

Nada tan terrible:
Lo primero me costó un año y medio conseguirlo, pero ya lo tenía.
Para lo segundo, por suerte, contaba con mis facturas del celular.
Y para el último requisito tenía que irme a la comisaría a 20 cuadras de mi casa para pedirles que me manden un papel a mi casa en donde dijera que yo vivía ahí.

Ese último detalle demoró el trámite un mes más ya que era un milagro que encontrara horas en una mañana de día hábil para ir a hacer trámites.
Cuando finalmente pude llevar todo, el trámite en AFIP fue muy veloz.
Pero todo esto escondía una trampa siniestra.

Abro una paréntesis:
Si a usted le dan el siguiente problema a resolver ¿Qué solución propondría?:

“En una oficina con 3 empleados nunca se llegan a atender a todos los clientes que vienen en el día y los mismos deben esperar mucho para ser atendidos. ¿Cómo mejoraría el servicio?”

Cualquier boludo contestaría: “Aumentando la cantidad de empleados”

Algún que otro sofisticado podría proponer: “Además de aumentar el personal, se podría diferenciar las ventanillas por tipología de asunto, de manera que los que deben hacer cosas rápidas, no pierdan tiempo”

Otros propondrían cosas más o menos similares… Pero solamente un GENIO podría ser lo suficientemente perverso y sádico como para maquinar la siguiente solución:

“Para qué pagarle a otro profesional para que haga un trabajo que el mismo cliente puede hacer por si mismo demorándose 8 veces más?”
Es decir: para qué perder poco tiempo nosotros si podemos hacerle perder el doble a otro.

Esa es la razón por la que me demoré tan poco e las oficinas del AFIP

Cierro paréntesis y continúo.


Superada la sorpresa de no encontrar casi fila, empecé a vislumbrar el plan maléfico, que se ocultaba de tras de tanta facilidad, cuando me sacaron una foto, me tomaron una huella digital y me hicieron poner una firma en una pantallita y se me dijo: “Bueno listo, ahora te voy a pasar una clave para que te puedas anotar a la página y de ahí podes hacer todos los trámites por Internet”.
Con esa simple frase el empleado público simplificó todas las complicaciones futuras y se liberaba de todas sus responsabilidades encerrándolas en un código de 6 dígitos que me transmitía través de un papel en donde dicho código había sido impreso.
Luego yo hubiera debido cambiarlo cuanto antes para entrar a la página de forma “segura” y acceder a MI cuenta, para hacer MIS tramites y solucionar lo que ya habían pasado a ser MIS problemas.

En conclusión, ese día entré feliz al AFIP con mis papeles y la ilusión de poder cerrar el trámite para PODER PAGAR y salí con más papeles y la certeza de que mi pequeña odisea recién había comenzado.

Como me había llegado de algún lado que la inscripción al monotributo implicaba elegir una obra social (cosa que nunca tuve en estos 4 años en el país) tardé unas semanas en volver acceder a mi cuenta (luego del primer acceso para cambiar la clave) porque antes quería averiguar cual me convenía.

“Total – pensaba – es rápido, es todo por Internet” encima, es para pagar! ¿Cuantas más dificultades podían haber?”

Un día hablando con un amigo sobre monotributos y obras sociales por fin me decidí a cerrar todo. Ese mismo día descubrí que la categoría más baja ya no existía más. Es decir, para monotributo existen varias categorías en base a tus ganancias totales en el año:
Hasta 12.000 pagas tanto, hasta 24.000 pagas otro tanto, y así sucesivamente hasta que ya pasas a pagar un porcentaje.
Yo me iba a anotar a la de 12.000, pero justamente esa es la que se suprimió corroborando otra vez la ley de “el que menos tiene más paga”.
Luego del precioso consejo y la nefasta noticia tardé una semana más antes de encontrar el tiempo de sentarme a seguir con el trámite ya que también había descubierto que luego de ingresar todos mis datos y darme de alta, tenía que imprimir mi credencial, plastificarla e ir a una imprenta para que me hicieran el famoso talonario! (¿Se acuerdan que todo esto empezó porque yo quería un talonario?)



Y llega el día de hoy en que lleno de ilusiones pensaba poder cerrar todo.

Si uno alguna vez tuvo que seguir alguna práctica burocrática en la realidad (como por ejemplo conseguir DNI nacional) entenderá realmente a qué me refiero cuando uso la palabra “laberinto”.
Pero nadie podría imaginar como lograr ese mismo efecto a través de una página web.

Nadie ecepto los genios del AFIP.

En la práctica página para dar de alta la propia condición de monotributista lo primero que se le abre al incauto novato es una lista de servicios entre los cuales aparece una pestaña que dice ‘monotributos’.

“Práctico y directo”, pensé. Pero no.

(Cabe aclarar que en esa página los trámites en realidad NO los hace uno mismo.
Oficialmente es un representante. En mi caso mi representante soy yo.
Pero para AFIP yo no soy yo, si no el representante de mi mismo.)

Al ingresar, me pide algunas cosas para generar una declaración jurada pero al dar el primer click me dice “acceso denegado, no hay empleo designado”.

Pero tampoco me sugiere dónde tengo que ir a designar mi empleo.

Luego de intentar con todas las pestañitas caigo en una que justamente sirve para designar qué tipo de trabajo hago… pero también me deniega el acceso después de pocos pasos. Esta vez es por “falta de confirmación de datos” o algo así.

Entonces descubro que tengo que ir a otra pestañita más en donde dice: “Aceptación de datos Biométricos”. Ahí es donde aparecen la foto que me sacaron en la oficina y la firma que hice y en esa página yo tengo que decir: “sí, el de la foto soy yo, ese es mi nombre y aquella es mi firma” o mejor dicho: “Sí, aquel es Mi Mismo, el hombre que yo represento, y aquella es su firma”.
Debo suponer que esa parte del trámite la pusieron en visión de la posibilidad de que hagas TODO desde tu casa: que subas tu foto, pongas tus datos y agregues info personal al estilo FaceBook. Pero todavía no se animaron a dar EL paso y te hacen pasar por la oficina.. casi como una formalidad.
De otra manera no entendería la razón por la cual se me hace ir hasta una oficina del afip para que me saquen fotos, me tomen datos y me den una clave secreta para que yo luego tenga que ir a confirmar desde mi casa que efectivamente era yo el tipo al que le dieron la clave :/

Pero lo que nunca dejó de generarme inquietud era esa palabra: “biométrico”
¿Qué necesidad?
Luego entendí que esa palabra se inventó para que a uno no se le ocurra de entrada que es ahí en donde se debe confirmar la propia identidad. Si hubieran escrito en rojo: “Antes de empezar confirma tu identidad” era demasiado directo.. grosero.



En fin, confirmada la identidad de Mi Mismo (la página te va llevando a un desdoblamiento de la personalidad) pude acceder a la lista en donde tenía que buscar a qué rubro pertenece mi representado (Servicios Fotográficos) para luego acceder POR FIN a la otra sección de monotributo en donde ya podía pasar a la etapa sucesiva para confirmar que las ganancias anuales de Mi Mismo son pocas.
(Recuerdo que todos estos datos ya eran notos porque los había confirmado en un formulario en las oficinas de la AFIP).

Una vez obtenido mi carnet de monotributista me fui feliz a la imprenta para que me plastificaran la credencial y me imprimieran las facturas.

“NO”
“¿Cómo que no?”
“No, para imprimir facturas tenes que tener el carnet de monotributista Y el de Ingresos Brutos”
“¿Ingresos qué?” ni bien terminé de formular la pregunta.. Volvió a mi mente un párrafo en un sitio Internet en donde mencionaba ese detalle.
“Averigua en Rentas, todos tienen que pagar eso además de monotributo” siguió comentando el ‘imprentista’ (o imprentor; en algunos países se le dice impresor y si es mujer impresora).

Volví a mi casa frustrado y empecé a buscar información en la red sobre qué cuernos era lo de ingresos brutos y efectivamente en todos lados (reconozco mi falencia) decía que luego de haber dado de alta el monotributo, había que registrarse a ingresos brutos. Era otro tramitucho rápido que se podía resolver por Internet.

SOLO necesitaba una clave.

En el sitio del gobierno de la ciudad hay una ventanita en donde para ingresar necesitas tu CUIT y un código… de no ser que sea la primera vez que ingresas.
En ese caso debes habilitarte a través del sitio de la AFIP!

Fue así que volví a lo mismo.. (como un perro mordiéndose la cola) y en este punto llega el súmmum de la paradoja:

El sitio del gobierno de la ciudad me denegaba el acceso porque debía habilitar una clave. Esta clave servía para verificar que yo mismo le había dado el permiso a mi mismo para representarme!

Así es! En el sitio del AFIP hay una parte en donde tengo que hacer un trámite en donde Mi Mismo avala que su representante (o sea YO) autoriza a mi persona a actuar en su nombre.

Después se preguntan por qué la gente tiene trastornos en la personalidad.

Toda esta engorrosa sucesión de licencias servían para habilitar una miserable clave con la que puedo entrar en la página de rentas y seguir tramitando modalidades de pago.

Según dice la misma página del gobierno de la ciudad, luego de conseguida la clave tengo que ir al “Portal de Rentas” para hacer los trámites e imprimir mi credencial y el formulario de declaración jurada para ir al Banco de la Nación a pagar 15 fucking pesos.

No se por cual razón pero “Portal de Rentas” me suena a ese lugar de la Historia Sin Fin en donde el protagonista tiene que pasar entre dos estatuas gigantescas antes que se les abran los ojos de un azul luminoso y empiecen a lanzar mortíferos rayos de luz.

En fin, en el sitio del gobierno de la ciudad hay un instructivo que te dice lo que hay que hacer para pagarle a rentas, y entre otras cosas está el link a este “Portal de Rentas”.

Muy poco agradable fue mi estupor al descubrir que dicha página no se abre.
Mi teoría es que no tengo el alma suficientemente pura.
Pero según mis browsers (tanto Chrome, como Explorer) la página (al igual que las estatuas de Fantasia) no existe.


O sea que el trámite para poder pagar se trunca en una página que no existe.

Pero como todas las cosas esto tiene un lado bueno y un lado malo.

El lado bueno es que desde hoy a la tarde tengo un representante a quién voy a poder designar para que mañana me averigüe personalmente ante las autoridades de la AFIP que mierda está pasando.

El lado malo es que mi representado me acaba de delegar la responsabilidad de ir mañana a averiguar personalmente ante las autoridades de la AFIP que mierda está pasando.



Saludos cordiales,


Leonardo, representante legal de si mismo.

Mi mismo y Yo

martes, 25 de mayo de 2010

Bicentenario

Quisiera gastar un par de minutos en expresar brevemente mi relación con respecto a los festejos del bicentenario.

Me centraré sobre la pregunta: ¿Qué estamos festejando?

Si vamos a lo estrictamente histórico como bien había leído por ahí fueron "200 años de independencia política" (y hay que ver hasta que punto) "y dependencia económica" .

También cuenta la leyenda (la no oficial) que el Gral José de San Martín vino a America latina (junto con otro colega) para , en realidad, quitar el poder a los españoles.. pero no con fin de independencia si no más simplemente para entregárselo a los ingleses quienes de ahí en adelante mantuvieron poder económicono solo sobre Argentina (curioso es que mismo durante la guerra en las Malvinas Argentina seguía manteniendo relaciones comerciales con Inglaterra) si no que sobre toda América Latina de donde siempre se extrajo materia prima (ya vimos como terminaron los que quisieron hacer otra cosa con su nación).
Simpática también es la anécdota que relata como el día de la revolución de Mayo, en el puerto de Buenos Aires hubiera cierto contingente naval de la corona supervisando el pasar de los sucesos.

En fin. Si vamos a los específico no hay mucha independencia que festejar cuando aún se cortan rutas a la hora de plantear medidas para favorecer el mercado interno.


Sin embargo me uno a los festejos por una razón muy simple: El símbolo de la independencia y el mismo hecho de estar festejandola creo que sea sumamente importante. Difundir en las personas el valor de la independencia (y anexa la soberanía nacional) y todo lo que eso significa me parece importantísimo.. Más allá de todos los trasfondos históricos que seguramente es fundamental tener en cuenta pero no en este momento. Creo que este es el momento de concientizar de que América latina se está levantando al grito de: "Acá estamos, y nos las bancamos solitos; muchas gracias al congreso de Washington y al FMI por los consejos, pero nos parece que llegó el momento de hacer las cosas a nuestra manera"

Por eso fue muy bueno ver tanta gente junta (hoy estuve en 9 de Julio) que en buena medida estaba también para participar de una fiesta en honor de la soberanía (por más conscientes o inconscientes que estuvieran de ello).
Nos vemos esta noche (si la lluvia nos lo permite) para los festejos finales.

Les dejo una foto polémica que bien expresa parte de lo arriba dicho.



lunes, 5 de abril de 2010

Mi Funeral



La semana pasada iba reflexionando sobre la infinita cantidad de maneras en que puede morirse una persona y sin embargo, solo unas pocas acontecen con recurrencia (quitando las razones de mala sanidad y factores guerras o hambre).
Entonces pensé en lo poco creativas que es la gente:
¿Qué es eso de morirse de un ataque al corazón? ¿Cuánta gente se va con esa excusa tan banal?
Ni hablar de un ictus.. o los que parten en el sueño anónimamente.
No… no me conformo.
No es lo mío..
Imagínense la gran diferencia entre eso y que un buen día se caiga del cielo un piano.. uno de esos grandes de concierto… que se caiga desde donde colgaba a 10 metros de altura porque cedió la cuerda con la que lo estaban subiendo.
Y justo pasaba yo en ese momento y TRANF! Muerto bajo el armonioso y explosivo estrello de un Steinway.
Esa es una muerte carajo. No un suicidio! Que mariconada!
“Estoy lleno de problemas y como no tengo huevos me mato” dejate de joder.

No no, prefiero morir en un accidente aéreo donde sobrevivieron todos menos el único gil (yo) que en ese momento no pudo contener la necesidad de ir a despedir desechos sólidos de su cuerpo y que se encontraba encerrado en el baño al momento del impacto.
Quizás no sea igual de espectacular que tirarse del decimoquinto piso y aplastarse entre la parrilla y las hortensias que tenía en el patio el vecino del 1º C, pero por lo menos morí esforzándome por hacer algo (caca en este caso.. pero es algo).

La otra que va muy de moda hoy en día es morirse en accidentes. Todo bien si el accidente es causado por terceros.. pero ser el causante de tu propio accidente.. no da! Media pila! Si ves que el semáforo está rojo mirá antes de cruzar. Si dice: “peligro, alta tensión” no toqués el cable. Se cuidadoso que la vida es una sola y, por más que esté buenísimo escalar una roca que queda a 250 metros sobre el vacío, traete aún que sea una cuerdita chota para asegurarte de que lo peor que te pueda suceder sea quedarte colgado sobre la nada y lo mejor (en mi caso) que la inmensa masa rocosa sobre la que me estoy desplazando se desprenda luego de haber permanecido en equilibrio durante siglos y al rodar cuesta abajo rumbo a un pueblito poco distante, me estampe contra el campanario de la iglesia. Ahí te acepto el accidente.

Enfermedades ni hablar.
Hay muchas y de las más variadas… pero si me dieran a elegir, preferiría ser el primer muerto de un plaga desconocida como por ejemplo alguna en que te empiecen a crecer rápidamente pelos por todos lados… terminando ahorcado con los que te crecieron en la garganta. O cosas así… No simpatizo ni con el SIDA ni con el cáncer.. y menos con las gripes aviares, porcinas, ovinas, felinas, perrunas, equinas u otra familia en el panorama faunístico que pueda llegar a tener gripe o fiebre. Sobretodo porque fundamentalmente no creo que sean más letales que otras fiebres que no hayan tenido la suerte de llamarse como un animal y por lo tanto no tuvieron la misma publicidad en papel prensa.

En fin, si igual todos tenemos que morir tarde o temprano, ojalá que lo mío sea bien tarde… pero por sobre todas las cosas, que sea algo bien inusual.
No quiero morir de muerte natural
Prefiero morir de muerte original
Lucrecio, (autor latino que vivió menos de un siglo antes de que naciera Jesús) decía:
“No hay que temerle a la muerte, hasta que existimos nosotros, ella no está… Y cuando está ella nosotros ya no estamos."
Por un lado estoy de acuerdo, pero por otro no está teniendo en cuenta de los que sí quedan vivos y tienen que bancarse nuestra repentina huida de la realidad. Y es justamente teniendo en cuenta ese aspecto que quisiera que mi muerte esté acompañada por un hecho lo suficientemente fuera de lo común como para que la anécdota supere mi desgracia personal… dándole así a la gente algo de que hablar y reírse el día de mi funeral.



Leo
.

martes, 2 de marzo de 2010

El Conformista

El otro día estaba escuchando este tema y no pude dejar de pensar en la siguiente foto (scada hace más de un año y en espera de un téxto)

(Ir a playlist "radio Leo", seleccionar "menú", correr el menú con >> hasta llegar al titulo de la canción, clickear sobre el tema)
El Conformista

Les dejo entonces la traducción de este tema del insuperable Giorgio Gaber

"Yo soy
un hombre nuevo,
Yo soy tan nuevo que hace tiempo ya no soy fascista
Soy sensible y altruista
Orientalista
Y en pasado también fui
un poco sesentayochista
hace poco ambientalista
y hace unos años en la euforia me sentí
como todos socialista
Yo soy
Un hombre nuevo
Y se lo digo en sentido literal
Al mismo tiempo ‘liberista’
Antirracista
Y soy buen tipo
Soy animalista
Ya no soy asistencialista
Últimamente casi voy contracorriente
Soy federalista"

El conformista
Es uno que a menudo está del lado correcto
El conformista tiene todas las respuestas bien claras en su cabeza
Es un concentrado de opiniones
Que tiene bajo el brazo dos o tres periódicos
Y cuando le dan ganas de pensar, piensa por oído hablar
Quizás, como buen oportunista,
Se adecua sin darse cuenta y vive en su paraíso.

El conformista,
Es un hombre completo que se mueve sin consistencia
El conformista se entrena a deslizarse en el mar de la mayoría
Y es un bicho muy común
Que vive de palabras de conversación
De noche sueña con los sueños de otros soñadores
De día, explota su fiesta
Que es estar en paz con el mundo
Y hacerse espacio flotando
El conformista

"Yo soy un hombre nuevo
Con las mujeres tengo una relación extraordinaria
Soy feminista
Soy disponible y optimista
Mercosurista
Nunca levanto la voz
Soy pacifista
Era marxista-leninista
Y al tiempo no se porque descubrí ser
Cato-comunista"

El conformista
No ha entendido todavía que rebota más que una pelota
El conformista,
Aerostato evolucionado
Inflado por la información
Es el resultado de una especie
Que vuela siempre a baja altura sobre la superficie
Y luego roza el mundo con un dedo y se siente realizado,
Vive
con eso ya le alcanza
Debo decir que ya
Se parece a todos nosotros
El conformista

"Yo soy, un hombre nuevo
Yo soy tan nuevo que se ve a primera vista:
Soy el nuevo conformista"

Giorgio Gaber

viernes, 18 de diciembre de 2009

Quema de Maquetas 2009

(todo lo que escribiré a continuación representa una formulación totalmente personal que está lejos de quererse hacer vocera de las líneas de la cátedra en la cual cursé diseño arquitectónico.. probablemente coincida en muchas partes pero estoy convencido de que, dada mi condición de estudiante de Arq II, carezco del conocimiento suficiente para poder manejar con rigor los conceptos necesarios para poderme enfrentar a un tema tan amplio cual es la enseñanza de una metodología proyectual; sin embargo me parece interesante poner por escrito, llegado a esta etapa, lo que se va perfilando como mi pensamiento al respecto)



Volatilizándose al viento, fugaces cuales el proyecto que representaron, desaparecieron dignamente las maquetas de este año alimentando un fuego que luego serviría para cocinarnos un rico asado acompañado por un buen vino.
Creo que ese gesto contuvo mucha simbología.
Por un lado desacralizó las maquetas como finalidad*; por otro, de alguna manera, aún en su última instancia, aquellas maquetas nuevamente sirvieron para nutrirnos.Es interesante remarcar como también en ese sacrificio final se vio reforzada su función: es decir (y lo digo sin temor a caer en la obviedad) que no comimos las maquetas en si y sin embargo éstas nos alimentaron: encendieron el fuego que cocinó aquello de lo que luego nos nutrimos (lo formulé así para dejar espacio a la ambivalencia).
Queda así definido y cobra valor lo que quise entender como concepto de ejercicio arquitectónico el cual incluye la maqueta no como una finalidad si no como una herramienta de búsqueda tal como podría serlo un croquis o una planta: tal como estos dos nace la maqueta: en el mismo instante en el que empieza el acto proyectual. Automáticamente unos cuantos cartones inteligentemente pegados empiezan a formar el “embrión”: en un embrión está todo sin estar terminado todavía. El embrión no está completo pero está sano; “sanamente incompleto” diría alguien. Ese mínimo objeto embrional luego puede transformarse en una foto o un trazo (hasta puede haber sido un trazo antes de ser objeto), para luego transformarse en una planta o un corte y crecer, como todo organismo.
Claramente, y siguiendo el mismo paralelismo: antes del embrión está la madre.
Hay un útero, es decir, existe otro organismo que lo contiene… hay un entorno ya definido en el cual se desenvuelve el embrión y sin el cual éste no existiría. Digo esto porque antes de generar algo debemos ser concientes del contexto en el que este algo va a crecer y esto implica recrear este contexto para, en él, empezar a imaginarnos la obra.
Es fundamental ser precisos en esta primera etapa y al hablar de precisión no me refiero a la meticulosidad en copiar la realidad tal cual es si no en reconocer, reinterpretar y formular un lenguaje coherente y acorde con el contexto del proyecto. Entender este lenguaje (íntimo y personal en su estética y objetivo en su contenido) es la clave para develar el entorno en su esencia y reconocer así su materialidad, sus formas y sus relaciones (cosas que debemos tener siempre presentes).
Con ese tipo de precisión es que se trazan las primeras líneas del territorio e inmediatamente se empieza a construirlo al territorio. Y adentro de ese territorio, en el útero representado digamos, es donde se empieza a vislumbrar el embrión y es ahí adentro (y solo ahí) en donde está listo para generarse y crecer.
La labor del proyectista entonces es el de dar crecimiento a este organismo que se da a través de una constante búsqueda de algo que en realidad ya está ahí latiendo y que simplemente debemos encontrar de todas las formas que nos sean posibles.
Hay que cuidarse, en esta búsqueda, de no perder el dominio sobre lo que estamos haciendo y de reconocer las ventajas y los límites de cada medio que estemos manejando. Así cuando el simple dibujo ya no nos da las respuestas que estamos buscando, debemos materializar las ideas en el espacio, con material, con espesor, con peso. La cualidad de los espacios, así como la de los materiales y las partes, se pueden representar en los dibujos, pero solo se ven en la maqueta así como su mutua relación (siempre y cuando, se sobrentiende, la precisión sea la suficiente).
La resolución de los encuentros entre las partes, por ejemplo, solo es posible conociendo cuales son los problemas que esos encuentros generan y la única manera de dar forma a esos problemas es a través de la materialización del objeto cuya construcción, a su vez, nos sugerirá las posibles soluciones que ya estarán listas para ser buscadas nuevamente en el dibujo (siendo que el trazo es más ágil).
Cuando hablo de dibujo también hay que distinguir entre qué estoy dibujando, la planta de respuesta a ciertos problemas, los cortes a otros, las vistas a otros más y todos se complementan y es útil generarlos a la vez.
Y así la mente piensa mientras la mano busca en una ida y vuelta constante entre imaginación y representación. Busca en un corte, encuentra en una maqueta, descubre en una planta, valora en una vista, descansa en montaje fotográfico, y no hay uno sin el otro y en cada uno está la posibilidad de encontrar lo que se buscaba en el otro. Así hasta el final crece todo a la par, tanto en detalle como en escala: cada vez más precisos. Esa es la forma con la que se me enseño (CREO) a entender y procesar un proyecto.
Qué reductivo resultaría entonces privarse de algunas de estas partes, así como no ahondar demasiado en la búsqueda adentro de alguna de estas herramientas.
Esos dibujos limpios ¿qué tanto sirvieron para encontrar el peso de cada elemento?
Esas maquetas intactas, ¿qué tanto fueron indagadas?
Qué reductivo me parece dedicar horas de estudio (porque eso son las horas de un estudiante en época universitaria) a la mera resolución estética de un objeto que representa lo que ya con elocuencia los dibujos están representando; sobretodo cuando esas mismas horas podrían dedicarse a seguir profundizando sobre el significado del proyecto o mismo mejorando sus proporciones y relaciones.

Y dicho esto, luego de la entrega final del proyecto (qué más que un proyecto yo imagino ser la entrega de una instancia de búsqueda), ¿qué mejor ritual que dar por acabada esta búsqueda a través de la desintegración de una de sus partes más efímeras?
















*dicho todo lo dicho casi no hace falta aclarar que cuando me refiero a “maqueta como finalidad” identifico aquel proceso en el cual la maqueta no participa realmente de la parte proyectual si no que siempre se la usa como una instancia de representación estética final.





Saludos y perdones por el lenguaje un poco técnico.




Leo

viernes, 17 de julio de 2009

La dictadura fantasma

Santa Fe - Vieja estación

La vieja estación de Santa Fe.. Como tantas otras ya no anda más. Ahora vive una familia que cuida el viejo esqueleto que espera ser demolido para dar espacio a un centro comercial.





Santa Fe - Vieja estación
La elección de esta serie se debe a un comentario que surgió navegando por flickr. Y hablando de trenes me salió lo siguiente:


"... hay intenciones más que evidentes de desindustrializar américa latina haciéndola volver a una colonia que produce solamente materias primas.

Todos sabemos que el ferrocarril es un canal de desarrollo... y curiosamente en la misa época (en Argentina allá por los 90
durante Menem) se procedió a la destrucción sistemática de todo aquello que pudiera:

a. Favorecer la industria nacional de los países
b. Favorecer la colaboración entre los países
c. Favorecer la independencia con respecto al mercado mundial

Bajo esa óptica el ferrocarril, así como la educación, se fueron desmantelando intencionadamente.


Claramente esto no hubiera sido posible si antes no se hubiera procedido a desintegrar en los individuos, la conciencia colectiva y el deseo de progresar como pueblo y como nación.
De eso se encargaron las recientes dictaduras militares Si bien nos hacen creer que ya estamos lejos de ellas, el 70% del individualismo egoísta y concupiscente característico de la sociedad moderna es el fruto más maduro de aquello que se sembró allá por los años '70.


Pasa exactamente lo que dice Foucault con las cárceles:
Lo bueno de la cárcel es que, como se creó la institución en la que la gente viene privada de sus libertades, los que están afuera de esta institución pueden vivir convencidos de ser libres.

Igual pasa con la dictadura: Se creó toda la imagen correspondiente a la privación de la democracia de manera que, de no ser que llegue un tipo con el ejercito a ocupar la casa de gobierno, organizando marchas y matando gente, no somos capaces de ver cuando y como están pasando por encima de la voluntad y el bien popular.


No vamos a poder salir de la dictadura hasta que antes no volvamos a reconocer nuestro bien, en el bien de nuestro vecino.

Mientras tanto no solo estoy convencido de que va a seguir abierta la profunda herida dejada por nuestros sanguinarios antecesores si no que, más bien, ellos mismos van a seguir operando impunes detrás de nuevas máscaras. "


Santa Fe - Vieja estación


Saludos




miércoles, 8 de julio de 2009

Cosimo

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.

...

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

...

Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada."

Miguel Hernández


No perdono a nada

25 años tanía mi amigo Cosimo

Y lo conozco desde que yo tenía 7

Es una de las MEJORES personas que jamás haya tenido la suerte de conocer... Era un bueno...


¿Como muere un joven de 25 años?

Muere en una fiesta.. sí
se cae del balcón sin que nadie se percate de ello...
y espera
agonizando en el piso...
Espera toda la noche una ayuda que no llegará hasta la mañana siguiente cuando una vecina lo ve ahí tirado...
ya sin esperanzas...
ya sin vida


.. y es que todavía me cuesta creerlo...
Decía mi hermano... "¿Que Dios es este? Morir a los 20 es un ASCO!"


Es entonces que me pregunto si Dios es tán bueno como lo pintan.. ¿como puede permitir estas cosas?
Me pregunto si hay Dios... porque pareciera que no... pareciera Satanás el que está ahí arriba... si es que hay alguien.
Pero aún que no estuviese nadie.. creía que el mundo
en sus profundidades
bien en profundidad
fuera justo...
Creía en la selección natural de la supervivencia del mejor.

Creía que quedar con vida fuera derecho de la gente justa...

En realidad quería continuar creyendolo... porque ejemplos para pensar lo contrario los he conocido, hasta demasiados... Pero aún no me había pasado tener que vivir algo tan irracional.

Y entonces empieza a hacerse más claro de donde viene ese insoportable escepticismo típico de la gente "adulta".

Cosimo


La foto es de una de las últimas veces que lo vi.. hace ya unos años.

vvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvv

¡ATENCIÓN!

________________________


Si lees algo y lo vas a leer hasta el final y/o si te sirvió de algo una vez leído lo que escribí, o transcribí, o traduje (para bien o para mal) sería muy bueno si dejaras tu huella entre los comentarios... aun que sea nada más que tu nombre, tu país de origen y/o posiblemente una página que tengas (ya sea blog, flickr, fotolog etc..). Todo lo de más (como opiniones, especificación de "para que me sirvió esto" y de más detalles que creas relevantes) será bienvenido, pero con lo antedicho yo ya me conformo.

Muchas Gracias! (:
_________________________

y más fotos...